• QUE SON LAS VARICES:


    Las várices de los miembros inferiores, son dilataciones o tortuosidades de las venas superficiales, que no solo son un problema estético sino que produce síntomas como dolor, cansancio, pesadez, inflamación de las piernas y en general un “disconfort” en las piernas, especialmente en horas de la tarde.



    CAUSAS DE LAS VARICES:


    Las varices se producen por factores hereditarios, tratamientos hormonales, embarazos, obesidad, sedentarismo (Actividades en las cuales se está de pie por periodos prolongados).   Los traumatismos y las infecciones de las venas (Flebitis), también son un factor desencadenante de las varices. La obesidad, el uso de prendas ajustadas y los ejercicios con levantamiento de pesas, aumentan la presión venosa a nivel de la pelvis, lo cual si se encuentra asociado con debilidad de las paredes venosas, desencadenan la aparición de las varices.
  • TIPOS DE VARICES:


    Tronculares: Son las grandes dilataciones o prominencias venosas, tortuosas, que se producen como consecuencia del daño de las válvulas de los troncos venosos superficiales principales (Venas Safenas: Mayor y Menor).

    Reticulares: Son venas dilatadas, de la piel y la grasa (Tejido celular subcutáneo) “azules” que pueden estar relacionadas o no con las varices tronculares y que pueden “alimentar” o no, las venas en araña ó telangiectasias.

    Telangiectasias: o venas en araña, son las venas mas pequeñas de la piel. Las hay “azules” y “rojas” dependiendo de su comunicación con el sistema capilar venoso o arterial, y con venas tronculares o perforantes.
  • ESCLEROTERAPIA:


    La escleroterapia consiste en inyectar una sustancia (Liquida o Espuma), dentro de la luz de la vena con el fin de irritar su pared interna, y con compresión sobre la misma, producir adosamiento (unión) de sus paredes, produciendo la desaparición de la vena. Este tratamiento está indicado en  venas de pequeño calibre, menores de 3 milímetros de diámetro, que son las venas reticulares y las telangiectasias. En el Centro Láser de Enfermedades Venosas contamos con la ayuda de una lupa  y  de un transiluminador, para mejorar la visión de las venas a tratar. Los pacientes ocasionalmente refieren una sensación de ardor muy leve en el sitio de la inyección que se resuelve espontáneamente después de algunos minutos.   Generalmente se producen “morados” en los sitios de punción, los cuales con cremas formuladas, se desvanecen a los  6 días aproximadamente y a su vez desaparece  la vena inyectada aunque algunas veces es necesario realizar más de una inyección a la misma vena para lograr que desaparezca.

    El número de  sesiones de escleroterapia depende de la cantidad de “venitas y vasitos” que tenga el paciente y de su respuesta al tratamiento.

    SCLEROTERAPIA GUIADA CON ULTRASONIDO:


    Existen unas venas en las piernas, llamadas perforantes, que comunican el sistema superficial con las venas del sistema profundo. Estas venas algunas veces son las causantes de las varices superficiales, de los cambios de coloración de la piel e incluso de las úlceras de la piel. Anteriormente el daño de estas venas, se corregía con grandes cirugías incapacitantes, y con grandes incisiones para lograr ligar las venas perforantes. Actualmente en el Centro Láser de Enfermedades Venosas realizamos la escleroterapia de estas venas, con espuma y bajo guía ecográfica (Ultrasonido), procedimiento  totalmente ambulatorio, sin incapacidad y con resultados superiores a la cirugía.

    MINI FLEBECTOMIA AMBULATORIA:


    Este procedimiento consiste en extraer las varices, con anestesia local, con incisiones de 2 milímetros que prácticamente no dejan cicatrices, y no requiere incapacidad.

    LASER ENDOLUMINAL:


    El tratamiento de la varices con láser de diodo, se realiza con la fibra del láser por dentro de la vena (Endoluminal), mediante una punción (Sin incisiones),   en la vena safena afectada (Mayor ó Menor), con anestesia local (alrededor de la vena), produciendo el cierre de la misma y su desaparición posterior. (Es el mismo efecto de la cirugía en la cual se extrae, pero sin el trauma, ni la incapacidad que ésta representa). Para este procedimiento se requiere la ayuda de la ecografía, para visualizar las venas, la fibra láser dentro de la vena, la colocación de la anestesia alrededor de la vena, y el efecto inmediato de cierre de la vena que produce el láser.
  • VÁRICES PADECIMIENTO HEREDITARIO:


    Las várices son dilataciones y tortuosidades de las venas de las piernas, producidas por debilidad de sus paredes e insuficiencia de sus válvulas. Estos  defectos son hereditariosy se pueden presentar en alguno de sus grados y en algún momento de la vida, hasta en el 80% de las mujeres y 20% de los hombres.

    Como es una enfermedad progresiva, se puede manifestar desde su grado más leve que son las famosas “venas en araña” o telangiectasias, pasando por las verdaderas várices que son venas prominentes “abultadas” en las piernas, hasta llegar al estado más avanzado que es la úlcera venosa, que característicamente se presenta a nivel del tobillo interno. Estos signos, se pueden acompañar de algunos síntomas como son el cansancio, la pesadez, el ardor, dolor, rasquiña (prurito) y los calambres de las piernas, especialmente al final del día.

    Diagnóstico y tratamiento

    Para determinar qué tipo y qué grado de várices se padecen, se realiza una adecuada valoración por un Cirujano Vascular, y un minucioso estudio de Ecografía Doppler Color del sistema venoso de los miembros inferiores. Se realizan desde tratamientos de escleroterapia líquida, con espuma, con láser transdérmico y las combinaciones de éstas, así como mini-flebectomías con anestesia local, láser endovascular para los troncos safenos y perforantes con láser de última generación 1470 nm y fibra radial (Único en Bogotá), así como ENOF (Oclusión venosa endovascular con espuma bajo guía ecográfica) y embolización de Venas Pélvicas, o Ligadura quirúrgica de las mismas. 

    Las várices son un problema hereditario, no se pueden prevenir. Lo que sí se puede es controlar y retrasar la aparición y las complicaciones de la enfermedad, realizando ejercicio cardiovascular, evitando el sobrepeso y utilizando las medias de compresión graduada. 

    Si ambos padres padecen de várices se tiene un 90% de posibilidades de que sus hijos la padezcan y si es solamente uno de los padres, la posibilidad se reduce a 45%. 

    Además, hay condiciones especiales de los pacientes y de su tipo de trabajo, como el sobrepeso, el sedentarismo, el trabajo por largos periodos en posición de pie sin movimiento como el caso de los vigilantes, tenderos, profesores, cultivadores de flores, etc.

    Las várices son una enfermedad progresiva, puede desencadenar una tromboflebitis (trombo dentro de una vena), produce cambios de coloración de la piel (pigmentación ocre) que es irreversible por infiltración de la hemosiderina (hierro) en la dermis, se puede presentar una ruptura de una vena (varicorragia), por mínimos traumas e incluso por rascado y con hemorragia importante y finalmente se presenta una úlcera (herida en la piel) de difícil manejo y cicatrización.